DOS GRANDES AUSENCIAS EN EL BOMBILLO