Falta de medicinas persiste en hospitales del IESS como el Carlos Andrade Marín de Quito